26 enero 2007

En Madrid y con según quienes, SÍ, en Barcelona, con el pueblo unido, NO

El PSC rebaja el tono reivindicativo de la campaña 'Sí al Proceso de Paz' para acabar desmarcándose

La convocatoria prevista para el domingo al mediodía en Barcelona en favor de un proceso de paz en el País Vasco, impulsada por multitud de entidades de la sociedad civil catalana, no contará finalmente con la presencia ni del PSC ni de los sindicatos CCOO y UGT. Este anuncio se produce después de que tanto los socialistas como las centrales sindicales hubieran participado en las reuniones previas y hubieran conseguido rehacer de arriba abajo una primera propuesta, diluyendo así el contenido de la reivindicación. Un contenido que inicialmente apelaba también, además del fin de la violencia, al respecto a los derechos democráticos, y en especial, el derecho de decidir del pueblo vasco, que ha caído del texto definitivo por la presión de determinados sectores.

Inexplicablemente, sin embargo, ni con el nuevo texto -aprobado el 16 de enero también por estas tres fuerzas- han sido capaces de sentirse cómodas y han renunciado así a salir a la calle para dar apoyo "al diálogo y la "búsqueda de un proceso de paz", tal como reza el manifiesto final.

De momento, sin embargo, ni el PSC ni los dos sindicatos estatalistes han explicado los motivos que, a última hora, les ha llevado a no secundar el llamamiento. Un llamamiento que, por otra parte, sí que hacen suyo ERC, ICV, EUiA y, incluso, Ciudadanos por el Cambio, así como entidades como la Fundación por la Paz, la FAVB, Mujeres del 36, Justicia y Paz e Iglesia Plural, entre otros. Este jueves, además, se ha sabido que el sacerdote irlandés Alec Reid, artífice y mediador del logrado proceso de paz irlandés, da apoyo también a la iniciativa.

A pesar de todo, desde la campaña Sí al Proceso de Paz, conscientes de que la máxima prioridad a estas alturas no es otra que la consecución de un escenario de no violencia y de respeto a los derechos humanos, se quiere rehuir cualquier polémica sobre el asunto.

sialproces25/01/2007 · Barcelona

Traducción de Jordi Gomara


PREGUNTA 1: ¿En qué se diferencian UGT y CCOO, los que a sí mismos se hacen llamar "los sindicatos" -tal como si fueran los únicos- y el Partido Socialista, ahora en Barcelona, en contraposición del PP y de la AVT cuando la organización de la manifestación en Madrid?

Respuesta: En nada. Han actuado de idéntica manera en todo el proceso

PREGUNTA
2: ¿En que se parecen al PP?

Respuesta: En todo; cuando no pueden instrumentalizar cualquier acto, manifestación, etc., se desentienden, se desmarcan, se desvinculan. Solo actúan cuando les sirve para hacerse autopublicidad para ganar elecciones políticas y sindicales

***Web de la campaña por el Sí al proceso de paz

2 comentarios:

D.Pero dijo...

"Con el pueblo unido no", eso no es real, porque en Madrid el pueblo sí estaba unido, no algunos grupos políticos y colectivos, pero lo que es el pueblo llano si. No hay que tergiversar las cosas según el interés, hay que ser más imparciales.

itaca2000 dijo...

No estoy intentando targiversar las cosas. En Barcelona, el movimiento para el proceso de paz ha surgido del pueblo; de las entidades del pueblo que se autoconvocan en asamblea permanentemente con el nombre "Aturem la Guerra". Ha surgido de la Asamblea del Pueblo que se va autoconvocando años ha.

La de Madrid surgió de los sindicatos mayoritarios, sin hacer ninguna asamblea previa con el pueblo ni con nadie. Además en el manifiesto dejaba bien claro que la convocaban exclusivamente ellos. (Lo conservo por si acaso). Y lo del pueblo unido, nada, porque yo, y millones de personas no vamos a una asamblea con la Guardia Civil y el Foro de Ermua.

Es evidente que en Barcelona tampoco está el PP, etc. pero la diferencia sigue siendo substancial, las actividades y manifestaciones las convoca el pueblo en asambleas populares y de entidades representativas (puede ir cualquiera, yo mismo, tú mismo, a esas asambleas, en nombre propio o de tu organización política, sindical o asociación).

Y ahora los que la convocaron en Madrid y que criticaban que otros no se desentendian y/o no se ponían de acuerdo con las consiganas, se desentienden, después de haber modificado el manifiesto a su favor.