26 marzo 2007

Primavera



Te has desvanecido pero no para siempre
¿Hay goce mayor?
¿Cómo será el color de la muerte?

Como el de la ausencia pero quizá más largo y profundo.
Como más continuo y umbrío.

Algo así como dormirse y ya no despertar
con la flor de tus labios en mis labios,
con el contacto de tu humedad contra mi piel.

Nunca he visto nacer la primavera en Italia.
Anoche llovía en Barcelona,
pero ruego que en Madrid
el sol no brille por su ausencia,

aún debe hacer el esfuerzo postrero
para que el árbol plantado en algún rincón
no desfallezca.

Al contrario, precisa afianzar sus raices.
Como mínimo no impidamos que crezca.

De Aluche a Florencia hay algo así como dos mil kilómetros
y casi noventa días de distancia.

Barcelona espera, como ya es habitual.
Soporta lluvias y suele habitar a mitad de camino
entre Madrid e Italia.

...A propósito ¿te lo he contado? ..."anoche llovía en Barcelona"...
y, hoy, mientras tú no estabas, la primavera ha venido a visitarnos.


Jordi Gomara, 26 de marzo de 2007
Adaptación de la obra original Barcelona y la primavera (21/03/1989)

Del poemario original: Efímera Rosa de Invierno
En este blog: Efímera Rosa de Invierno, Reescribiendo Rosa

Fotografía: Jordi Gomara, marzo de 2007. Puesta de sol en Vallromanes

(Ver la adaptación en catalán)

2 comentarios:

Jimmy Jazz dijo...

Creo que ya te lo he dicho alguna vez: artista!

Gracias por romper la monotonía de la blogosfera y un saludo.

itaca2000 dijo...

Hombre, todo eso es un gran elogio compañero.

Saludos